Cómo Tributa a Hacienda el Oro de Inversión

    El oro de inversión, como tal, está exento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) en la Unión Europea, aunque no en otros países como Rusia. Sin embargo, los inversores interesados en este metal tienen que saber que sí que tienen que pagar impuestos por las plusvalías que los pueda reportar la venta de este. Estas son las claves de la fiscalidad que afecta el oro de inversión.

    Empezamos el mes de abril y, además de estrenar hace unos días la primavera y el cambio de horario de verano, llega la época de la declaración de la Renta. Por eso, nuestro post de esta semana está dedicado a la fiscalidad del oro de inversión.

    Lingotes de Oro de Inversión

    primero que hay que definir es el concepto de oro de inversión y las calidades que, según la legislación vigente, tiene que reunir para ser considerado como tal.

    En el Anexo Noveno de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido se establece que “se considerarán oro de inversión a efectos de esta Ley los lingotes o láminas de oro de ley igual o superior a 995 milésimas y que se ajusten a alguno de los pesos siguientes en la forma aceptada por los mercados de lingotes”.

    El Anexo incluye un listado de los pesos que son admitidos para los lingotes de oro de inversión, y que van desde los 12,5 kilos (oro bancario, el que utilizan los bancos centrales para sus reservas) y varios tamaños en gramos; onzas troy (medida tradicionalmente usada para los metales preciosos, equivaliendo a 31,10 gramos); tael (medida utilizada en Asia Oriental, que equivale a 40 gramos) y tolas (medida usada en India, equivaliendo a 11,64 gramos).

    La Ley considera aceptables los lingotes el contenido en oro de los cuales puro oscila entre 350 y 430 onzas (10,88-13,37 kilos), en el caso de los lingotes bancarios. Para el resto de medidas, se autorizan todos aquellos lingotes los pesos reales de los cuales no difieran de los establecidos en el listado del Anexo en más de un 2%.

    How & Where to Buy Gold Bars | U.S. Money Reserve

    Monedas de oro de inversión

    También tienen la consideración de oro de inversión las monedas que cumplan los siguientes requisitos:

    • Que hayan sido acuñadas con posterioridad en 1800.
    • Que sean de ley igual o superior a 900 milésimas.
    • Que sean o hayan estado moneda de curso legal a su país de origen.
    • Que sean comercializadas habitualmente por un precio no superior en un 80% al valor de mercado del oro contenido en ellas.
    • A tal efecto, el Diario Oficial de la Unión Europea publica, antes del 1 de diciembre de cada año, el listado de las monedas consideradas como oro de inversión para el año siguiente y sucesivos.En el supuesto de que los lingotes o monedas no cumplan las características especificadas en el Anexo de la Ley, el tipo del IVA aplicable sobre este oro ‘no de inversión’ será del 21%, que es también el que se aplica a las transacciones con lingotes y monedas de plata, metal que no disfruta de la misma exención fiscal que el oro de inversión.

    Sales of American Eagle Gold Coins Soar

    Régimen Especial del Oro de Inversión

    La Agencia Tributaria encuadra al oro de inversión en un Régimen especial de tributación, que establece la exención del Impuesto sobre el Valor Añadido a las operaciones con este metal, sin perjuicio de la posibilidad de renuncia a la misma por parte del transmitente.
    Esta exención afecta a las entregas, adquisiciones intracomunitarias e importaciones de oro de inversión. Las entregas incluyen los préstamos y las operaciones de permuta financiera, así como las operaciones derivadas de contratos de futuro o a plazo, siempre que tengan por objeto del oro de inversión e impliquen la transmisión del poder de disposición.

    En otras palabras: si el cliente adquiere oro de inversión que cumpla las condiciones establecidas por la ley, la operación está exenta del IVA. Esto representa una considerable ventaja en la hora de invertir, puesto que una subida del precio del metal le permite al cliente vender el oro adquirido y obtener la correspondiente ganancia, después de descontar la prima que haya pagado por la pieza (es decir, el sobreprecio por encima del precio del metal, que es la remuneración del fabricante del lingote o moneda).

    En el caso de la plata, por ejemplo, al estar grabada con el IVA, el cliente tiene que tener en cuenta que el metal tiene que subir de precio suficiente cómo porque compense no solo esta prima, sino también el 21% que ha tenido que desembolsar por el impuesto.

    Fiscalidad Después de la Venta del Oro

    Cuestión diferente es el que sucede una vez que el cliente ha vendido el oro y ha obtenido por él más dinero del que invirtió, es decir, una plusvalía o ganancia patrimonial como la que puedes obtener con nuestros planes de compra de oro.

    3 opciones compra de Oro - SEMPI Gold España

    Cómo es lógico, estas ganancias patrimoniales que ha generado la transacción están sujetas a tributación en el impuesto sobre la renta, según una serie de tramos, en función de la cantidad obtenida. Estos tramos, después de la reforma de 2015, son los siguientes:

    • Menos de 6.000 euros: el 19%.
    • Entre 6.000 y 50.000 euros: el 21%.
    • Más de 50.000 euros: el 23%.
    En caso de que el inversor simplemente mantenga en su posesión el oro de inversión y no realice ninguna operación con él, no es necesario que lo declare, puesto que no está sujeto a tributación.
    Esta consideración fiscal de los metales de inversión puede variar notablemente en función de los países. Como curiosidad, en los Estados Unidos existe una organización llamada Sound Money Defiendo League (Liga por la Defensa del Dinero en efectivo) que considera que el oro y la plata tienen que ser considerados como dinero, por lo cual tiene que eliminarse cualquier impuesto que grave la compraventa de lingotes y monedas de plata por parte de los ciudadanos.

    La organización ya ha conseguido el apoyo de más de 20 estados de la Unión, que han eliminado los impuestos sobre el oro y la plata, y ahora ha llevado la iniciativa a escala federal, con un proyecto de ley presentado ante la Cámara de Representantes de Washington

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *